ImagenDurante la entrega del Premio Estadal de Periodismo “Domingo Guzmán Escandón” que celebró el Consejo Legislativo del estado Táchira, a propósito de haberse conmemorado el pasado 27 de junio el Día Nacional del Periodista, el orador de orden en esta ocasión, el reconocido periodista Eleazar Díaz Rangel, quien además se desempeña como Director del Diario Últimas Noticias, destacó que “en estos tiempos de guerra de tercera y cuarta  generación, donde la actividad psicológica, la guerra sucia, la propaganda negra, las quintas columnas, las redes sociales, la acción de los medios, se convierte en arma fundamental, de enfrentamientos y derrotas, todos en conjunto con la verdad, debemos enfrentar a esta poderosa maquinaria”.

“Debemos enfrentarlos con la verdad porque la mentira siempre  tiene piernas cortas y nunca podrá imponerse a la verdad,  eso parece lleno de lógica, el problema es cómo difundir esa verdad, que se distribuya en la mayoría de los medios del mundo, que se abran espacios en ese entramado de la desinformación, garantizar que sean veraces las informaciones que divulguen los más poderosos medios informativos, para que no se sigan deformando los hechos como los ocurridos recientemente, con las guarimbas, con expresiones de pacíficas y civilizadas protestas estudiantiles”, acotó Díaz Rangel.

Según la nota de prensa del CLET, el orador aseguró que “no es fácil la tarea que está por delante, el presidente Nicolás Maduro hablaba  de convocar a una plenaria con un encuentro comunicacional, seguramente con invitados del exterior, para  tratar este problema, debe ser tarea de todos en Caracas y el interior, en las más importantes ciudades, representantes de medios y los profesionales de la comunicación, quienes se unan para enfrentar las arremetidas de los grandes medios”.

Destaca la nota que haciendo historia, Eleazar Díaz Rangel, esbozó algunos momentos difíciles que ha vivido el periodismo en Venezuela. “El buen periodismo, siempre que sea ajustado a la verdad, se hace en cualquier circunstancia, en la oposición y en el gobierno, con posiciones de equilibrio. De manera que la calidad del ejercicio de la profesión no está vinculada a la posición político-ideológica frente a los gobiernos”, manifestó.

Respecto al ataque desmedido de algunos medios al gobierno, Díaz Rangel contestó: “Hay una parte de los medios de comunicación que, evidentemente, tienen posiciones antigubernamentales y que toda su política informativa está orientada a reseñar hechos algunas veces ciertos otras no, que afectan la imagen del gobierno, pero hay otra prensa que no juega ese rol”.

“Crisis ética vive el periodismo”

“El periodismo como profesión vive una crisis ética porque es una norma universal e histórica en todos los países, el respeto a la verdad; buscarla y difundirla es la misión fundamental del periodismo, y eso no está ocurriendo en Venezuela con todos los medios de comunicación en esta época, lo ideal sería que hubiese una reflexión sobre este problema y que en el futuro hubiese más respeto y apego a la norma ética esencial de esta profesión”, enfatizó.

Aseguró que sí se puede hacer periodismo investigativo en estos tiempos de polarización, aunque reconoció que “es más difícil de hacerlo, se consiguen más obstáculos para lograr sus objetivos, porque siempre se supone que este periodismo busca algo que alguien esconde. Entonces, conseguir la verdad sobre lo que se está investigando cuesta más que cuando se va a un partido de béisbol, fútbol o se va a reseñar una sesión del Consejo Legislativo. Exige tiempo, capacidad profesional, recursos que muchas veces los medios de comunicación no se los dan a los periodistas”

Durante su discurso, Díaz Rangel hizo una reseña histórica del desempeño de los medios informativos en el mundo y el aumento progresivo de su poder y su accionar a favor y en contra del ejercicio de los gobiernos de turno.

“No sé si ustedes se sorprendieron que al día siguiente del allanamiento de carpas y guarimbas en una operación exitosa, debidamente planificada por el Ministerio de Interior, Justicia y Paz, al este de Caracas, se desató una reacción internacional, que incluyó a la comisionada de las Nacional Unidas para los Derechos Humanos. No faltó la reacción del Departamento de Estado y otras instituciones, como si se hubiesen puesto de acuerdo y sin ser testigos de tales hechos, el objetivo era bastante claro, atacar a Venezuela y a su gobierno como responsable de la violación de los DDHH y de atropellos a estudiantes que supuestamente protestaban pacíficamente”.

Continuó el orador de orden: “Esa fue la versión que transmitieron agencias y corresponsales al exterior y que centenares de medios de comunicación del mundo difundieron. Por supuesto, ni una palabra sobre el hallazgo de explosivos, armas, drogas y otros elementos para la violencia y, menos aún, un recordatorio histórico de la destrucción de propiedades públicas y privadas, derribo de árboles, incendio a universidades y  destrozos a centros comerciales; así como la muerte de varias personas, incluidos algunos efectivos policiales y militares como si no guardaran relación con ese grupo de los supuestos atropellados y detenidos”, sostuvo.

“No es la primera vez que eso ocurre. Sucede desde hace años, con el gobierno del presidente Chávez; por eso esa imagen negativa de la opinión pública de Venezuela y de sus gobernantes en el exterior, es creada por lo que informan los medios en esos países, prensa, radio y TV y ahora las redes sociales que a su vez se nutren de cuánto les envían desde Caracas”.

Aludió la obra “Latinobarómetro: instrumento de la manipulación”,  de Fernando Cazado y Rebeca Sánchez, quienes revelan cómo esa encuestadora de tendencia democratacristiana,  con sede en Santiago de Chile, muestra una imagen negativa de Chávez en los países de América Latina pero no se preocupa por averiguar las razones de esa imagen, lo que sí hacen los investigadores mencionados”.

“Ambos determinaron que ha sido  producto de la desinformación de las agencias y los medios que ha inducido, en cada país, a formarse esas opiniones negativas de Chávez y de Venezuela, reforzado ésto con los resultados de varias encuestas y de las catorce elecciones que hubo hasta ese momento con resultados favorables al ex presidente”.

Otra de las obras mencionada fue “Desinformación, cómo los medios ocultan el mundo” de Pascual Serrano, quien edita un capítulo respecto a lo que sucede en el país y sus medios denominado “Venezuela el acoso”, en el cual  describe que “la información sobre Venezuela ha rebasado todos los límites de obcecación mediática, contra un gobernante politizando los libros de estilo, los códigos de ética y los principios deontológicos del periodismo”.

Rememoró el régimen de Juan Vicente Gómez, quien en 1908 le dio un atípico Golpe de Estado a su compadre Cipriano Castro, y  encontró inmediato apoyo de Estados Unidos, que envió algunas unidades navales a La Guaira para protegerlos, se reanudaron las relaciones que estaban suspendidas y el propio Gómez ordenó resolver todos los problemas pendientes  en varios países con los que se había provocado la ruptura de las relaciones en el Gobierno de Cipriano Castro.

Agregó que Washington además lo apoyó con una red de espionaje para seguir los pasos del Presidente depuesto e impedir que regresara al país. Gómez empezó a utilizar los mecanismos policiales apoyados en la Sagrada y a controlar el Ejército de manera de  consolidar el poder, y creyó también que debía tener el control absoluto de todo, incluso de la prensa.

Destacó que en 1914, fenecía su período presidencial, y por supuesto no llamaba a elecciones, ni a nada parecido, era creyente de que tenía que mantenerse gobernando, pero hubo un  valiente periodista, un poco  o demasiado ingenuo que pensó que su audacia  sería tolerada y postuló como candidato presidencial a un destacado abogado, el doctor Félix Borges, en su editorial el 11 de julio de 1913 se leía,  no faltará que en el  punto y con ínfulas de oráculo  le aconseje que suprima El Pregonero y  que los mande a la cárcel sin pérdida de tiempo.

“Como si  estuviera escrito, dicho y hecho, esa misma madrugada fue destruida  la imprenta donde se editaba el periódico, recogida la edición, avisado Montes había podido escapar hasta embarcarse en una nave que lo llevó  a Curazao; por la mañana detuvieron en su casa a Arévalo González y lo trasladaron a la Rotunda”, precisó.

“Allí lo recibió el carcelero Neredo Pacheco, quien cargaba un poderoso martillo para remachar los grillos de los nuevos presos, le ordenó entrar al calabozo  le pusieron un par de grillos de 75 libras  que arrastraría noche y día durante nueve años, todo por un editorial, aunque  al día siguiente el rumor recorrió la ciudad, ningún periódico tenía la noticia, en  otras notas de primera  página El Nuevo Diario que era el periódico del gomecismo, apareció una reseña sobre una  velada  de con poesía se homenajeaba a Carlos Borges”, agregó.

“Se informaba de la detención de alguien que ‘quiso volarse’ sin el boleto correspondiente;  y de otro que se fracturó un tobillo al resbalar por pisar una concha de mango y fue trasladado al Hospital  Vargas; aparecía igualmente una convocatoria de la asamblea general de estudiantes, pero no apareció nunca, ni ese día,  ni después,  la prisión  de Arévalo González, ni de la destrucción de los talleres, ni la clausura del Diario El Pregonero”, apuntó.

Sin embargo, su amigo el poeta Francisco Pimentel, escribió unos versos donde aludía a  “un campanero que tocaba mucho, pero tocó a un santo distinto San fulano, lo montó  en un  altar y comenzó en su obra a repicar,  hasta quedar fuera  de la iglesia, haciendo alusión a su amigo preso, en el que el orador exalta el sacrificio del ejercicio del periodismo de  comienzos del siglo XX, en el que hace honor a los valientes periodistas y editores, que por pensar distinto eran encarcelados y destruidos sus medios”.

Es así que agregó, Eleazar Díaz Rangel, “como puede ser posible que en esa Venezuela  de 1913 Juan Vicente Gómez, fuese tan arbitraria y brutal la represión al periodismo, en una población que no llegaba a los 2 millones de habitantes, un país sin carreteras, con apenas caminos con escasas líneas y caminos aislados e incomunicados,  se preguntó, ¿cuántos sabrían leer?, de  6 a un 10%, o quizás mucho menos”, replicó.

Asimismo, dijo, “hace poco  en la oportunidad  de mi intervención en el Foro Internacional sobre la Conjura Mediática, recordé lo que había ocurrido en los años 70 cuando en la información internacional se había desarrollado un importante movimiento entre los  países llamados del Tercer Mundo, que encontró en la Unesco, entonces dirigida por un senegalés, su epicentro, el factor de estímulo, hubo entonces centenares de foros, seminarios, encuentros y  su décima novena Asamblea General reunida en Nairobi 1976, dio mandato el director, para presentar “una exégesis sobre los problemas relativos a la comunicación en la sociedad contemporánea”.

“Fue después de un largo y democrático proceso que incluyó consultas e investigaciones en América Latina, concretamente  en Venezuela, cuando se concluyó en 1980 con el informe “Un Solo Mundo Voces Múltiples” conocido como el informe Mac Bride  en homenaje a su presidente Sean McBride, extrañamente premio Nobel de la Paz, quien propició el nuevo orden mundial de la información y la comunicación”, indicó.

Con información de Prensa CLET

Anuncios