Al estudiar los géneros informativos nos damos cuenta la estrecha barrera que existe entre uno u otro de los elementos que componen a esta gran familia. En tal sentido, se hace necesario que desarrollemos la capacidad para identificar plenamente cada género.  El proceso de identificación de cada uno variará según sus características, funciones o técnicas empleadas.

Si tenemos que conceptualizar al género “reseña”, el más simple de los significados sería que se trata de un relato descriptivo acerca de un acontecimiento público que es presenciado por el periodista.

Olga Dragnic, trasciende ese concepto y aporta que este género periodístico informativo “tiene como fin proporcionar al lector o receptor una versión sobre el desarrollo de un acontecimiento importante”.

Por su parte, Ángel Zago, alude que la reseña busca “informar acerca de espectáculos públicos de carácter político, cultural, deportivo, social. Hechos en donde está presente un auditorio, concurrencia, espectadores o muchedumbre”.

Aunque existen autores que intentan sólo distanciar al género reseña de la noticia en cuanto al espacio ocupado en los medios, como es el caso de Álex Grijelmo en su obra “El Estilo del Periodista”, considero fundamental que debemos ahondar en las diferencias marcadas entre ambos géneros para poder entender la delgada frontera que existe entre uno y otro.

Es cierto que el género noticia responde al QUÉ a través de la técnica de la narración, mientras que la reseña puede responder al CÓMO, pero empleando la descripción, y que ya por ello, no tenemos que ser unos eruditos para conocer que esto marca una de las primeras características dispares entre ambos géneros informativos.

El proceso de diferenciación de ambos géneros se complica toda vez que en España le atribuyen el nombre de “crónica” a nuestra reseña. Por su parte, en Estados Unidos, se trata a nuestra visión de reseña como noticia, ya sea una noticia de evento deportivo, noticia de evento político, noticia de discursos, etc.)

Si bien, desde el punto de vista de la estructura de ambos géneros informativos, se emplea la misma forma de jerarquización de los elementos informativos, en nuestro caso, como ya hemos empezado a afirmar, el género reseña tiene su “personalidad” a pesar que como integrante del mismo grupo familiar se parezca mucho a la noticia.

Al adentrarnos más entre las diferencias entre ambos géneros, nos topamos que la noticia se ocupa de hechos cambiantes, mientras que la reseña de eventos. Un ejemplo de ello es el siguiente:

Noticia: Un partido político, a través de uno de sus voceros, convoca a una movilización a favor o en contra ante un determinado hecho.

Reseña: Día de la marcha a favor, recorrido, participantes, colores, incidencias, etc.

Otra de las diferencias que podemos encontrar es que la noticia atiende más a la noción de última actualidad , mientras que la reseña tiende a incorporar la noción de actualidad permanente, es decir, una relata un hecho novedoso, otra escribe sobre algo que ya pasó o continuará pasando por un período determinado. La noticia tiene vida efímera. Muchas de las reseñas están condicionadas por la urgencia pero pueden vivir más allá de un día.

La tercera divergencia estriba en el propósito de los géneros. En el caso de la noticia es meramente informativo. Por su parte, en la reseña no sólo se informa, sino que también detalla e intenta que el lector comprenda la acción social. No obstante, entre las características de mayor incidencia es que la reseña permite anticipar o sustituir la experiencia del lector.

La cuarta discrepancia es que en la noticia el reportero recurre a fuentes prominentes, en tanto que  en la reseña el periodista puede usarlas pero también recurre a su capacidad de observación y a los testimonios de la gente.

Otra disparidad radica en que el redactor de noticia no es necesariamente un especialista en la materia, mientras que  el redactor de reseñas, al tener que explicar y profundizar, debe manejar ciertos códigos de la temática. Aún así, es pertinente aclarar que la lectura, investigación previa y seguimiento a la fuente es fundamental para ambos casos.

Para cerrar, debemos reiterar que la noticia es narración por excelencia, en contraposición a la reseña, que en ella no sólo se narra, sino se describe, también hay diálogo y argumentación a partir de lo observado en la reacción del público.

Entre la clasificación tradicional del género reseña encontramos las políticas, culturales, deportivas, de espectáculos, de libros.

Si estamos buscando de qué puedo hacer una reseña y anteriormente afirmamos que se trata de un evento que congregue público, entonces podemos indicar que nuestro trabajo periodístico puede tratar sobre una marcha, un concierto, una obra de teatro, un mitín, un discurso del Presidente, un foro, la proyección de una película, el bautizo de un libro, así como de cualquier evento deportivo,artístico, cultural o social.

Autores como Mariela Torrealba clasifica a las reseñas como orales: aquellas donde predomina la palabra como en los foros, discursos, asambleas o alocuciones; Documentales: un libro, un informe, una película, un programa de radio y televisión, un sitio web, resultados de una investigación; Visuales: exposiciones en sus diversas manifestaciones; y, de procesos complejos: espectáculos, competencias deportivas, manifestaciones.

Otro de los puntos que debemos aclarar son las diferencias que estriban entre el género “reseña” (netamente informativo) y la crónica (género híbrido entre información y opinión), así pues:

Desde el punto de vista del ámbito, la reseña se ocupa de espacios de encuentro social, de acontecimientos actuales y significativos; la crónica no tiene límites ni se limita por el espacio.

En cuanto a la fuente, La reseña incorpora de manera privilegiada la observación y las reacciones del colectivo; la crónica puede usar fuentes pero no para demostrar o probar.

Según los recursos expresivos empleados Ambas describen, narran, pueden incluir diálogos. Pero el cronista atiende a su necesidades expresivas y el periodista al hacer reseña, a sus deberes informativos.

Finalmente, en lo que respecta a la actualidad La crónica puede ser actual, mientras que la reseña tiene la obligación de serlo.

La presencia in situ del periodista

Cobertura de un evento público
Cobertura de un evento público

Uno de los factores fundamentales para trabajar el género reseña es la observación. A través de ella, podemos percibir una serie de estímulos que harán que nuestro trabajo periodístico tenga mayor calidad. Sin bien es cierto, este género se enmarca dentro de la familia de los informativos y nuestras percepciones particulares no deben ser el punto de lanza de nuestra labor, la observación de las reacciones del público (en términos de asistencia, audiencia, comportamiento), nos llevará a desarrollar un mejor relato descriptivo.

Es por ello, que en el caso de la reseña se hace imperiosa la presencia del periodista en el evento. No es un mero capricho por seguir ocupando el congestionado tiempo de quienes tenemos la maravillosa oportunidad de hacer periodismo. Por el contrario, es un paso fundamental para realizar un buen trabajo.

Si bien es cierto, los eventos públicos son normalmente previstos, por cuanto el periodista puede prepararse con antelación (proceso de investigación), los factores de observación alimentarán el carácter descriptivo de este género.

Anuncios