COMUNICADO

Nosotras y nosotros, todos los abajo firmantes, movimientos, colectivos y demás organizaciones de periodistas y comunicadores establecidos en el territorio de la República Bolivariana de Venezuela, trabajadores y trabajadoras siempre activos en medios de comunicación social, públicos, privados, alternativos, comunitarios, PNI, comprometidos con el derecho al trabajo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica del Trabajo, de los Trabajadores y Trabajadoras; las leyes del Poder Popular con el Pueblo venezolano y todas sus luchas, así como todas las reivindicaciones obtenidas en estos 16 años de Revolución Bolivariana, calificamos como una grave amenaza al derecho al trabajo y a la libertad de expresión en Venezuela las declaraciones que hiciera el diputado electo Henry Ramos Allup en contra de los trabajadores de la fundación ANTV y AN-RADIO y el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información.

Luego de conocer los resultados del 6D, en un alarido revanchista, Ramos Allup calificó a la vigente Asamblea Nacional como un “chiquero cerrado” y afirmó que es una “vergüenza” el canal de televisión donde todos los venezolanos y venezolanas podemos ver las sesiones, debates y discusiones que se dan en el Parlamento. Una embestida, sin duda, cargada de desprecio y prepotencia clasista y racista. Una amenaza que no solo es una muestra de las verdaderas intenciones de la oposición derechista que el próximo 5 de enero del año 2016 se juramentará en el Poder Legislativo nacional, sino también es un recordatorio de todas las actuaciones de desprecio, odio y desigualdad que el también actual Secretario de Acción Democrática, tuvo junto a sus pares, en contra de las mayorías sociales nacionales, antes y durante la Revolución Bolivariana. O remitámonos a sus escritos en las redes a mediados de este año: @hramosallup “Faltarán cloacas y basureros para deshacerse de sus franelas rojas…

Esa andanada mortífera de mentiras lanzadas por los medios locales y externos, creadores de “escenarios” como pocos, gestores de iniciativas desestabilizadoras o maestros en la creación de “liderazgos, logró vestir de esperanza a un viejo caudillo del capitalismo elitesco y parasitario para capitalizar los votos ganados por la guerra de la desinformación y la manipulación. Pero Henry Ramos Allup, tendría que saber que su trabajo parlamentario, debe ser un servicio a la Patria, y no una carta blanca para demostrar su despotismo o pagar los favores que hoy le exige Fedecámaras.

La parcialidad informativa de los medios de comunicación privados es evidente, continúan en su acción desinformativa negándole centimetraje a esta agresión recibida por sus colegas de ANTV y AN-RADIO y el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información. Tampoco se ha pronunciado el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), un organismo que apenas hace una semana, luego de un largo silencio producto de un juicio abierto por corrupción, salió a la palestra pública a abogar por los derechos de los enviados de prensa de las transnacionales de la comunicación que venían a darle cobertura a las Elecciones Parlamentarias del 6D.

Nosotros, las y los periodistas y comunicadores de esta gran Nación, convencidos de nuestro proyecto, conscientes de nuestras luchas, conocedores de nuestros logros y avances en Revolución, reconocemos la victoria democrática del Pueblo y estaremos atentos a las actuaciones de los que hoy “disfrazados de corderospor las transnacionales de la comunicación, se adjudican la representación de las mayorías, apegados al ejercicio de la verdad, la justicia, la igualdad social principios y valores establecidos en la Constitución Bolivariana y las leyes.

Nosotros, las y los periodistas y comunicadores de esta gran Nación, condenamos las amenazas de Ramos Allup contra los derechos laborales consagrados en nuestra Ley Orgánica del Trabajo, de los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt) y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y más allá de sus palabras remarcan el odio y la violencia contra quienes tienen como oficio llevar la realidad a manos, ojos y oídos de un pueblo que disfruta en este territorio del derecho a una información veraz, oportuna, libre y plural. Por todo ello nos declaramos en lucha permanente en defensa de estos avances gremiales y logros conquistados por el Pueblo venezolano, del cual formamos parte.

Estamos conscientes de cuales objetivos persiguen y de igual, conocemos el papel que debemos jugar en esta coyuntura que hoy nos convoca a defender nuestra Patria…

Somos hijos de Bolívar,

Somos hijos de Chávez, y

Somos Periodistas y Comunicadores del Pueblo Venezolano

!Venceremos¡

Caracas, 9 de diciembre de 2015.

Anuncios