feat_cerebro
Foto: http://www.americabolivariana.org/

De los tres grandes instrumentos de producción de sentido común a los que aludía Antonio Gramsci, los medios de comunicación se han convertido en los más eficaces. Sin duda, la religión y la educación siguen siendo potentísimos productores de hegemonía, pero lo comunicacional se ha impuesto por encima de ambas. La guerra política es, hoy más que nunca, una guerra comunicativa.

Latinoamérica ha sido en estas dos últimas décadas el escenario en el que se han librado las batallas más feroces de esa guerra. Los procesos de emancipación se abrieron camino a pesar del monopolio ideológico impuesto por las terminales mediáticas del neoliberalismo. La conquista de las instituciones –Venezuela, Brasil, Ecuador, Argentina, Bolivia, Paraguay…- permitió poner los cimientos de un sistema de contrainformación, también con pretensiones hegemónicas, cuyo objetivo último era desplazar de la centralidad del tablero a quien la había ocupado secularmente. Al igual que en política, economía u organización social, no se trataba de ofrecer un modelo alternativo sino antagónico, necesariamente excluyente de su contrario. Este enfrentamiento, con desiguales resultados, continúa aún.

1. Evolución de los medios de comunicación en Latinoamérica

El surgimiento de una prensa de masas en Latinoamérica está íntimamente unido a los procesos de independencia regionales. Las gacetas, avisos y papeles públicos, que ya se habían extendido por todo el subcontinente desde el siglo XVII, se convirtieron en instrumentos de la lucha por la independencia o en contra de ella. Esto implicó una gran politización en sus inicios que marcó una tendencia muy acusada hacia una ideologización extrema, sin la necesidad de mantener una apariencia de rigor informativo u objetividad a la que sí se veía obligada la prensa del norte del continente, heredera del modelo anglosajón. Asimismo, su papel fundamental en la consecución de las independencias devino en una autolegitimación para participar de forma directa en la vida política. De esta manera, se consolidó una práctica periodística que iba más allá del mero suministro de informaciones.

El siglo XIX supuso un reacomodo de la prensa latinoamericana, con nacimientos y extinciones continuos de periódicos, siempre bajo la misma premisa fundacional: grupos familiares que controlaban los resortes económicos del país y que se alineaban con algún partido político funcional al sistema. La prensa de izquierda no tuvo el mismo florecimiento que en la Europa de la Segunda Revolución Industrial. Ante la ausencia de una gran masa obrera organizada –recuérdese que los sindicatos son el germen de los diarios obreristas-, este tipo de comunicación se limitó a pasquines, folletos u hojas volanderas elaboradas por la clase media intelectualizada progresista, con una circulación muy reducida.

Prueba de la inestabilidad del panorama mediático decimonónico es que apenas unos pocos periódicos llegaron hasta la actualidad: El Comercio (Perú, 1839), La Prensa (Argentina, 1869) La Nación (Argentina, 1870), Diario Los Andes (Argentina, 1883).

Sin embargo y a pesar del avance previo, la verdadera conformación del espectro latinoamericano de la prensa escrita tuvo lugar en la alborada del siglo XX. Fue entonces cuando se fundaron los principales periódicos que hegemonizaron el sentido común de la centuria: El Mercurio (Chile, 1900), El Comercio (Ecuador, 1906), El Universal (Venezuela, 1909), El Tiempo (Colombia, 1911), La Prensa Gráfica (El Salvador, 1915), El Universal (México, 1916), El País (Uruguay, 1918), El Universo (Ecuador, 1921), O Globo (Brasil, 1925), etcétera.

Si bien éstos últimos tenían un pronunciado posicionamiento ideológico, buscaban un acabado profesional y cierto rigor informativo. En este sentido la inversión necesaria fue mayor y, aunque gran parte de ellos siguieron en manos de familias –o grupo de familias-, se dio comienzo a la entrada de nuevos capitales (extranjeros y nacionales) convirtiéndose de esta forma en sociedades anónimas.

Dichos periódicos de orden se caracterizaron por ser garantes del sistema establecido y furibundamente anti-izquierdistas. Una tendencia que se extremó en el marco de la Guerra Fría por medio de la criminalización de la disidencia y asimilación de la misma a la delincuencia común; la legitimación de una estructura social profundamente desigual; la defensa a ultranza de la economía libre de mercado y la difusión de matrices colonizadoras, con una sobrevaloración de lo extranjero (especialmente lo procedente de Estados Unidos y Europa), frente a lo nacional. No se puede entender la mentalidad social latinoamericana contemporánea sin la enorme influencia de sus periódicos. La maximización de las características ideológicas reseñadas hizo que, prácticamente sin excepción, apoyaran las dictaduras que se sucedieron en el subcontinente.

La eclosión de las grandes urbes trajo consigo el surgimiento de una segunda oleada de prensa escrita, orientada a las clases populares, con un formato, lenguaje y temáticas herederas del sensacionalismo norteamericano del siglo XIX (Pulitzer y Hearst). Exponentes de este tipo de periódicos son El Nacional (Venezuela, 1943), Clarín (Argentina, 1945), La Tercera (Chile, 1970), El Universal (Colombia, 1948) o, más tardíamente, ABC Color (Paraguay, 1967).

En paralelo, a mediados del siglo XX, se empezó a desarrollar la televisión a gran escala, ésta se combinó con un sistema de radio consolidado desde los años veinte, que cubría buena parte del territorio. A pesar de su novedad, los sistemas de radio y televisión fueron herederos de las características de la prensa. Crecieron entorno a los intereses privados de las familias más acaudaladas, con vínculos en la política de cada país y se consolidaron gracias a las alianzas con las grandes majors norteamericanas de la comunicación (ABC, CBS y NBC), una tendencia que no sufrió variaciones con el paso de los años, todo lo contrario, tendió a incrementar con la entrada de nuevos grupos a la región como News Corporation, Viacom, Time Warner, Disney, Bertelsmann, Sony o PRISA, los cuales se lograron integrar por medio de la adquisición de activos de los medios privados con mayor impacto en la audiencia.

De esta forma en Latinoamérica se desarrolló un sistema de medios estructurado en una serie de grupos multimedia (ver lista al final), en muchos casos parte de conglomerados empresariales productores de otros tipos de bienes de consumo y de servicio, propiedad de poderosas dinastías familiares, las cuales a lo largo de la historia, han encontrado en el sistema de medios privados un apoyo incondicional para el desarrollo de gobiernos con los que comparten afinidades políticas.

El auge de este sistema de medios privados también se apoyó en la ausencia de una estructura de medios públicos capaz de ser un contrapeso a la hegemonía comunicacional que se estableció tradicionalmente en la región, contrario a ello, los medios de comunicación públicos (cuando los hubo) sobrevivieron con una escasa financiación y orientados exclusivamente hacia la educación y la cultura, siendo despojados de su carácter de participación política de la ciudadanía.

De este aspecto se desprende el surgimiento adlátere de un sistema de carácter local y con un funcionamiento “alegal” que intentaba cubrir de manera paralela todas aquellas demandas que no se veían satisfechas por los medios privados y tampoco por el debilitado sector estatal: los medios comunitarios, alternativos, ciudadanos.

2. La batalla mediática

El discurso rupturista de los líderes progresistas de América Latina, entre finales de los años 90 y la década del 2000 chocó con lo intereses de los empresarios afincados en el poder y, más adelante, también lo haría con los intereses de los dueños de los conglomerados mediáticos que, como se vio en líneas anteriores, se caracterizaban por tener apoyo desde las transnacionales extranjeras de la comunicación con intereses en la región.

En este sentido, los dueños de los conglomerados dieron inicio a un periodo de enfrentamiento comunicacional con aquellos gobiernos que quisieron establecer, a través del desarrollo de una nueva estructura legislativa comunicacional, la democratización del audiovisual, poniendo en igualdad de condiciones a los medios privados, estatales y comunitarios, y a estos últimos reconociéndolos y fomentando su desarrollo. Desde entonces, los medios privados se han constituido en la primera línea de ataque contra los gobiernos progresistas a través de las dos estrategias que se desarrollan a continuación.

2.1. Posicionamiento de los medios privados en la disputa

  • Maximización de la libertad de prensa privada. La libertad de expresión no va a acompañada por ningún tipo de responsabilidad deontológica, exigencia de impunidad para la difamación, la calumnia, la mentira o los llamamientos / apoyos a subvertir el orden legalmente establecido. Cualquier intento de legislación, reordenamiento del mapa mediático, defensa gubernamental del Derecho a la Información de los ciudadanos, réplica a los ataques mediáticos, acciones ante los tribunales para la defensa del honor, etcétera, es considerado un ataque a la libertad de expresión y una muestra de la naturaleza autoritaria de los gobiernos progresistas.
  • Deslegitimación de los medios de comunicación públicos. Los medios privados informan; los medios públicos manipulan. Parten de la base de que los medios del Estado o controlados por éste solo pueden hacer propagada. Por ello la función de informar, desde una supuesta neutralidad, corresponde, desde esta perspectiva, a la esfera privada. Las malas praxis profesionales son justificadas aludiendo a la pluralidad o al legítimo derecho de los medios a establecer una determinada línea editorial. Por el contrario, a los medios públicos no se les concede esa legitimidad.
  • Denuncias constantes de acoso a la libertad de prensa. Desde un primer momento los medios privados atribuyeron a los gobiernos progresistas la voluntad de cercenar su actividad utilizando todos los métodos a su alcance: persecución penal y civil, cierres administrativos, estrangulamiento económico, amenazas, supuestos encarcelamiento de periodistas. La prensa privada es presentada como un David que se enfrentaba al todopoderoso Goliat estatal en defensa de la libertad y la democracia. El periodista se elevaba a la categoría de héroe que asume graves riesgos para defender al país. La prensa se erige como bastión democrático frente al autoritarismo.
  • Internacionalización de la situación de los medios. Se apela continuamente al contexto internacional sobre la supuestamente dramática situación de la libertad de prensa, tanto a gobiernos y medios foráneos, como a instituciones internacionales organizaciones no gubernamentales (Human Right Watch, Reporteros sin Fronteras, Amnistía Internacional). Esto desencadena frecuentes giras de empresarios de comunicación, periodistas y académicos a otros países para explicar la situación. También, visitas de líderes políticos, sociales y mediáticos extranjeros para certificar dicha situación.

2.2. Tácticas comunicacionales

  • Selección de temas. El foco informativo se pone solo en las materias que se considera que pueden dañar al gobierno, éste último se le niega la capacidad de llevar a cabo acciones positivas. Buen ejemplo de ello es el silencio sobre los avances en inclusión social y el acento en la supuesta ausencia de libertades. Con el paso del tiempo, la atención se centra más en los asuntos económicos, siempre con el añadido de la inseguridad. La portada de cualquier periódico suele ser una colección de informaciones negativas que dibujan un escenario de país al borde del colapso.
  • Fuentes supuestamente apartidistas. Los “expertos”. Aunque las voces de los políticos de la derecha tienen amplia cabida, la legitimación de la pseudoinformación negativa viene a través de fuentes aparentemente neutrales que hablan desde espacios en teoría ajenos a la confrontación partidaria: expertos académicos, organizaciones empresariales, instituciones internacionales de gobernanza, organizaciones no gubernamentales, observadores foráneos, etcétera.
  • Prensa internacional. El neoliberalismo conforma una línea de defensa globalizada que se ejerce tanto desde los medios de cada país como de los externos. Los gobiernos progresistas son objeto de una atención sin precedentes, siempre bajo un prisma negativo. Estas informaciones son recogidas por los medios locales, que legitiman sus tesis en base a la corroboración de la prensa de los países desarrollados (nótese los resabios coloniales en los que se basa esta práctica; se sobrentiende que la información tiene validez porque procede del “mundo avanzado”, de Europa Occidental o Estados Unidos, básicamente).
  • Sobreexposición de la disidencia. Los medios de comunicación amplifican y exageran cualquier protesta o crítica que venga desde sectores o personas que apoyaron a los gobiernos progresistas: clases populares, movimientos indígenas, intelectuales de izquierda, partidos afines, militantes de base… Se trata de instalar la idea de que los gobiernos, en su deriva autoritaria, están perdiendo el respaldo de quienes en su momento lo auparon. Estos sectores estarían, por fin, viendo la luz, al igual que todos aquellos que fueron engañados por las promesas populistas. Los medios se convierten, de esta forma, en una suerte de dispensadores del perdón de aquellos que ahora reconocen su error. Se juega con un concepto muy habitual del conservadurismo que es la ignorancia / ingenuidad del pueblo, presa fácil de promesas imposibles de cumplir.
  • Anacronismos políticos y económicos. Los procesos de emancipación son caracterizados como reliquias de un pasado que por una extraña conjunción histórica resurgieron en Latinoamérica a principios de este siglo. Se asimilan con el bloque comunista de Europa del Este, utopías fallidas que, según el relato neoconservador, degeneraron en dictaduras. El mantenimiento de estos procesos se ha logrado tan solo gracias al elevado precio de las materias primas. Una vez que éstas se han desplomado, la realidad ha aparecido en toda su crudeza. Con este argumento tratan de derribar el mayor logro de los gobiernos progresistas, que es la mejora sustancial de las condiciones de vida de amplias capas de la población. De acuerdo a este razonamiento, la inversión social masiva –de nuevo rebautizada como gasto social- sin tener en cuenta las magnitudes macroeconómicas es una irresponsabilidad. Si bien en un primer momento puede mejorar el nivel de vida de los sectores populares, finalmente deviene en una catástrofe que, paradójicamente, afecta más a las personas vulnerables a las que se pretendía ayuda. En el ámbito geopolítico, la Cuba actual es puesta como el ejemplo de cómo hasta el “régimen” más “inmovilista” de Latinoamérica ha entendido que tiene que abrirse al capitalismo para sobrevivir. Su lugar como búnker atrincherado habría sido ocupado por Venezuela.
  • Reacomodo de la mirada supranacional. Los procesos de emancipación hicieron de la integración latinoamericana una de sus señas de identidad. El modelo dejó de ser Europa Occidental y Estados Unidos. La restauración conservadora busca devolver la mirada más allá de las fronteras del subcontinente. Europa y EEUU vuelven a ser los referentes, realzando de nuevo los valores que el capitalismo les ha atribuido: libertad, democracia, modernidad, eficiencia, dinamismo, mérito, esfuerzo…
  • Construcción de líderes. Los medios de comunicación son fundamentales en la construcción y difusión de los liderazgos conservadores, máxime teniendo en cuenta que por extracción social no tienen ningún tipo de conexión con sectores populares o amplias bases militantes y, en muchos casos, provienen de ámbitos ajenos a la política pública. El recurso a asesores de comunicación y de imagen ha crecido exponencialmente en estos últimos años, espoleados por una competencia electoral –la que suponen los procesos políticos antagónicos- sin precedentes.
  • Construcción de escenarios de victoria. Los medios de comunicación dibujan escenarios que conducen indefectiblemente al triunfo de sus candidatos: mala situación económica, descontento generalizado, pérdida de apoyo popular, liderazgos progresistas erosionados, el candidato adecuado, ventaja en las encuestas. Son intentos de profecía autocumplida que en caso de no ser exitosos –como así ha ocurrido en muchísimas ocasiones- se explican a partir de otras construcciones: abuso de la maquinaria estatal, campaña en desigualdad de condiciones, políticas clientelares, voto ignorante o directamente comprado, fraude, etc.

3. Principales grupos mediáticos regionales

Argentina

  • Grupo Clarín. En proceso de división para adecuarse a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522 de 2009: el 70,4% perteneciente a Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Aranda, Lucio Pagliaro, el 8,75% a BoothAmerican Company Investment LLC (perteneciente al inversor norteamericano Ralph F. Booth) y el 20,35% restante cotiza en bolsa. El grupo cuenta con empresas de cable, medios gráficos, medios digitales, revistas, productoras, radios y empresas proveedoras de Internet. Entre los más reconocidos mencionamos al diario Clarín, la empresa de televisión por cable Cablevisión, la empresa proveedora de Internet Fibertel, el multimedios de deportes TyC Sports, el cual comparte un porcentaje con la empresa internacional Directv Latin America, Canal 13, Radio Mitre. Clarín fue el principal grupo mediático opositor al gobierno de Cristina Fernández.
  • Grupo La Nación. Dirigido y administrado en su totalidad por la familia Mitre y Saguier. Es propietario del diario La Nación y varias revistas de actualidad. La Nación representó desde sus orígenes el poder terrateniente, ligado a la sociedad agro-ganadera.
  • Grupo Telefónica. Dedicado a telecomunicaciones, telefonía fija y móvil (Telefónica y Movistar), acceso a Internet y propietario en Argentina del canal de televisión Telefe. El presidente ejecutivo del grupo a nivel internacional es el español César Alierta Izuel.
  • Grupo PRISA. Presente en varios países de América Latina, en Argentina cuenta con tres radios: Radio Continental, los 40 principales y FM Imagina (en proceso de venta). El grupo es propietario del periódico El País de España, Huffington Post y varias revistas de actualidad. Su presidente es Ignacio Polanco.
  • Grupo UNO. Con gran presencia en el interior del país y perteneciente a las familias Vila y Manzano, el grupo es propietario de más de diez canales de televisión, más de quince emisoras de radio y de varios portales de Internet, entre otros. Se destacan América TV, América Noticias 24 y Radio La Red AM 910.
  • Sistema Nacional de Medios Públicos. Compuesto por varios canales de televisión, principalmente por el canal público, TV Pública, canales culturales, científicos y para niños, niñas y adolescentes. También cuenta con la agencia estatal de noticias TELAM y Radio Nacional.

Bolivia

  • Grupo Kuljis. Maneja la empresa Red UNO de Bolivia S.A presente en el país desde 1985 y conformada por los canales de televisión 11 de Oruro, 13 de Santa Cruz y 6 de Cochabamba, entre otras diez señales de televisión. El grupo es propiedad del empresario Ivo Kuljis que también tiene negocios en la banca, la agricultura, la ganadería, las tele-ventas y la industria papelera. Además ha incursionado en la política en distintas ocasiones: fue candidato vicepresidencial con Carlos Palenque por CONDEPA en el año 1993 y candidato presidencial por Unidad Cívica Solidaridad, en 1997. La programación de Red UNO se posiciona como opositora del gobierno de Evo Morales.
  • Grupo Monasterio. Red Unitel maneja el el 21,6% de la facturación publicitaria. Emite desde La Paz y estableció alianza con empresas trasnacionales como la CNN. Pertenece a la familia terrateniente Monasterio, que posee más de 40 mil hectáreas solo en el departamento de Santa Cruz y es dirigido por Osvaldo Monasterio, ex senador del MNR. La Red UNITEL posee ocho canales de televisión (Canal 2 La Paz, Canal 13 Cochabamba, Canal 9 Santa Cruz, Canal 2 Oruro, Canal 11 Cobija, Canal 12 Montero, Canal 51 Montero y el Canal 9 Puerto Suarez), entre otros donde figura como asociada.
  • Grupo González. Red Bolivisión (canal 5 en Cochabamba y canal 4 en Santa Cruz), con el 15,2% de la facturación publicitaria integraba el grupo Asbun pero fue recientemente comprada por el magnate mexicano Ángel “El Fantasma” González que ha ido expandiendo su imperio comunicacional por toda la región.
  • El diario El Deber de Santa Cruz es el que lidera la circulación de la prensa escrita (24%) y, en segunda posición en ejemplares vendidos, está La Razón de la Paz, que hasta enero de 2010 pertenecía al grupo español PRISA y fue vendido junto con la cadena televisiva ATB a un grupo venezolano del que aún no se confirma el nombre. Este grupo, que en Argentina es propietario de varios medios como radio Continental, aún conserva en Bolivia el periódico El Nuevo Día en Santa Cruz, El Extra y el portal Bolivia.com. El Diario y Los Tiempos completan la nómina de los cuatro actores principales del sector, ya que cada uno alcanza el 10% de ejemplares vendidos. Cabe asegurar que la facturación de los cuatros diarios equivale casi exactamente al porcentaje de ejemplares vendidos y alcanza un índice de concentración del 64%, un punto por de debajo del promedio regional.
  • La radio es una de las principales actividades comunicativas en Bolivia, y aunque los datos sobre las emisoras comunitarias y de rating de audiencia en las radios masivas proceden de diversas fuentes y carecen de homogeneidad, se puede asegurar que FIDES lidera el sector con el 41% de la publicidad. Luego, con el 35%, sigue Panamericana, propiedad de Miguel Dueri, que fue embajador en Emiratos Árabes durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Losada, y es dueño también de varios casinos y de Discolandia. En tercer lugar, se ubica la red Erbol con el 24%, concentrando estas tres emisoras el 62% de la facturación de la radiodifusión.
  • Medios estatales. Radio Patria Nueva, el periódico Cambio, la Agencia Boliviana de Información (ABI) y el canal estatal Bolivia TV.

 

Brasil

  • Grupo Empresarial Globo. Dueño de la Red Globo de Televisión, la más importante del país, que concentra casi el 64% de la audiencia de la televisión abierta. En la televisión por cable este grupo controla el 45% del total de facturación en el país y casi el 40% de los abonados. Posee varias emisoras de radio (Rádio Globo AM, BH FM, CBN, Beat 98), revistas, empresas proveedoras de Internet, productoras de cine y una disquera (Som Livre). Su presidente es Roberto Marinho, heredero de su fundador Irineu Marinho.
  • Grupo Folha. Con una gran presencia a través de su periódico Folha de Sao Paulo y una gran variedad de suplementos, posee también la empresa brasileña más grande de contenido y servicios de Internet: UOL. Es responsable de la publicación de Agora en el Estado de Sao Paulo, Valor Económico asociado a las Organizaciones Globo, y Alô Negócios. Su actual presidente es Luiz Frias.
  • Grupo Bandeirantes. A cargo de João Carlos Saad, el grupo cuenta con más de veinte estaciones radio con señal digital en todo Brasil. También posee el periódico Metro y empresas de servicios de comunicaciones e Internet, televisión digital y productoras, entre otros.
  • Grupo Record. Es una cadena de televisión fundada por Paulo Machado de Carvalho en 1953. A finales de 1980 fue comprada por Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios. Específicamente se dedica a la producción de telenovelas y programas de interés general. A su vez, sus socios internacionales son Fox, CNN y ABC, el portugués de radiodifusión RTP, el grupo mexicano Televisa, la cadena chilena TVN, el canal Telefe de Argentina y el grupo estadounidense Netflix.
  • Grupo RBS. Es una empresa multimedia regional que opera en el sur del país y fue fundada en 1957 por Maurício Sirotsky Sobrinho. Luego de su muerte, en 1986, su familia tomo la administración y control del grupo. RBS opera en radio, prensa, televisión e Internet. En televisión posee dos emisoras locales y una empresa de logística (Vialog). También cuenta con dieciocho emisoras afiliadas a la red Globo, las cuales conforman la mayor red regional de televisión de América Latina. En radio posee varias emisoras, por ejemplo: Farroupilha, Rural, CBN Porto Alegre, Cidade FM, Rede Gaúcha Sat, Itapema FM.
  • Grupo Estado. Es propietario del diario O Estado de Sao Paulo, uno de los más influyentes de Brasil, junto con varias radios y una de las principales agencias de noticias (Agencia Estado). Su presidente es Francisco Mesquita Neto.
  • Grupo Abril. Es propietario de la revista Veja y es uno de los multimedios más grandes de América Latina. Fue fundado en 1950 como Editorial Abril por Victor Civita y actualmente es manejado por su familia. Son propietarios de distintas estaciones de radio y televisión. El grupo tiene varias empresas como Abril Gráficos, CasaCor y la Fundación Victor Civita.

 

Chile

  • Grupo El Mercurio. Dirigido por la familia Edwards comenzó con el periódico El Mercurio de Valparaíso. Fue fundado en 1827 por Pedro Félix Vicuña y vendido en 1880 a la familia Edwards. Los propietarios del diario conservador ampliaron su negocio en el sector editorial por medio de la compra de varios diarios nacionales y regionales, revistas, (Revista del Campo, Wikén, Revista de Libros, Revista Ya, entre otras) y una versión del periódico en línea El Mercurio Online. El propietario del Grupo es Agustín Edwards Eastman y su Director General, Cristián Zegers Ariztía. Forma parte del Grupo de Diarios de América (GDA), junto con otros periódicos en Latinoamérica: La Nación (Argentina), El Comercio (Ecuador), O Globo (Brasil), El Tiempo (Colombia), El Universal (México), El Comercio (Perú), El País (Uruguay) y El Nacional (Venezuela).
  • Grupo COPESA. Su principal periódico publicado desde 1950 es La Tercera, se posicionó como un referente de lectura de la clase media chilena. El propietario del grupo es Álvaro Saieh Bendeck, también a cargo de los periódicos La Hora y La Cuarta, la revista Qué Pasa, el conjunto de radios del Grupo Dial y el canal de televisión Mas Canal 22. También se desenvuelve en el sector bancario con CorpGroup, controladora del banco CorpBanca y Banco Condell en Chile.
  • Grupo Bethia. Es un grupo con empresas de múltiples rubros creado en 1987 por Liliana Solari Falabella, actual presidenta honoraria. Es propietario de un 12,5% de Falabella, maneja negocios en los sectores agrícola, vinícola trasportes, sanitario y alimentario. En el año 2011 adquirió acciones de Red Televisiva Megavisión S.A. (Mega, Mega HD, Etc TV) y Radio Candela FM (95.3 FM). Mega posee los derechos comerciales y de transmisión de los partidos de la Selección Chilena de fútbol hasta 2018. El presidente del grupo es el chileno Carlos Heller.
  • Televisión Nacional de Chile. Empresa autónoma del Estado, cuenta con un canal de televisión y dispone de dos plataformas web; http://www.tvn.cl y http://www.24horas.cl (solo noticias).

 

Colombia

  • Organización Empresarial Luis Carlos Sarmiento Angulo. Es uno de los cuatro grupos empresariales más importantes de Colombia y el más grande de todos. Maneja inversiones mediante holdings empresariales y agrupa empresas en distintos sectores de la economía: financiero, agroindustria, energía y gas, infraestructura, hotelería, minería, industria, construcción, inmobiliario y mediático. La principal fuente de negocio es la banca. Por medio del Grupo Aval Acciones y Valores S. A., aglutina acciones en las principales instituciones financieras del país, que constituyen una parte esencial de su activo. También es propietario de la Corporación Financiera Colombiana – Corficolombiana que agrupa más de 27 empresas las cuales operan en distintos sectores económicos. La Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo, a su vez, es propietaria de la Casa Editorial El Tiempo, un grupo mediático integrado por las empresas Casa Editorial El Tiempo S.A y Casa Editorial El Tiempo TV S.A., las cuales producen más de 25 medios de comunicación en los sectores de prensa, televisión y medios digitales.
  • Grupo Empresarial Santo Domingo – VALOREM. Es otro de los grupos económicos más importantes del país. Su casa matriz es VALOREM y, a pesar de su participación en distintos sectores, su tradición se remonta a la producción bebidas alcohólicas y al desarrollo de los medios de comunicación. Caracol Televisión y Caracol Radio, ésta última, antaño de su propiedad, han sido sus principales medios. El grupo participa, además, en diferentes sectores económicos como el inmobiliario, turístico, logística, transporte, comercio, industrial y del entretenimiento. En el sector de comunicaciones y medios el Grupo Santo Domingo es propietario Caracol Televisión S.A., empresa responsable de Caracol Televisión, el canal de televisión en abierto de cobertura nacional con mayor facturación por publicidad y audiencia del país, como veremos más adelante. A éste se suman Comunican S.A e Inversiones Cromos S.A.S., en la industria editorial. Desde 2012 volvió a incursionar en el sector de la radio por medio de la compra de Blu Radio.
  • Organización Ardila Lülle – OAL. Esta organización es uno de los conglomerados empresariales más importantes del país. Carlos Ardila Lülle maneja la propiedad de más de treinta empresas en distintos sectores de la economía nacional por medio de la casa matriz Carbe S.A. Además, es propietario de un holding vertical que incluye ingenios azucareros, industrias de refrescos, productoras de empaques, transportadoras y medios de comunicación. Aunque su empresa más representativa es Postobon y tradicionalmente centró sus negocios en la industria de los refrescos, en la actualidad posee, a través de RCN Radio y RCN Televisión, más de cuarenta medios de comunicación (entre emisoras y canales de televisión) y participa también en proyectos de comunicación de alcance internacional como MundoMax y NTN 24.
  • Organización Radial Olímpica – ORO. La Organización Olímpica es propiedad de la Familia Char, una de las más influyentes de la Región Caribe colombiana. Es propietaria de la Organización Radial Olímpica, cuyas emisoras musicales, ostentan de forma estable el tercer lugar en audiencia de la radio en el país. A pesar de que es uno de los grupos de comunicación más importantes, es inferior si se compara con los tres antes mencionados, debido a que participa en menor cantidad de sectores que los anteriores. No obstante, la familia Char es muy influyente políticamente y controla más de diez empresas en diferentes sectores de la economía; como las Supertiendas y Droguerías Olímpica, el Club Deportivo Popular Junior de Barranquilla y otras vinculadas a las inversiones inmobiliarias. Su empresa más importante es la Organización Radial Olímpica S.A., la cual agrupa las emisoras con mayor audiencia de la costa Caribe Colombiana y a la que pertenece, además, una de las emisoras más escuchada del país; Olímpica Stereo (de la que son propietarios desde 1969), la cual actualmente cuenta con más de treinta frecuencias de radio a nivel nacional.
  • Grupo PRISA. Es un conglomerado empresarial de medios que está presente en 22 países del mundo. El nacimiento del grupo PRISA tiene lugar en el contexto de la industria editorial, especialmente en el mercado de los libros de texto, a través de la editorial Santillana. Inicialmente a cargo de Jesús Polanco y Pancho Pérez González, PRISA inicia su expansión en España en los años setenta con el lanzamiento de el periódico El País (1976) y después, en los años ochenta, hacia la radio, con la compra de acciones de la Cadena SER. En la década de 1990 da el salto hacia la televisión con su participación en SOGECABLE y el control de Digital+. Es en esta fase expansiva del grupo, entre finales de los noventa y la primera mitad de los años 2000 cuando PRISA lanza una fuerte internacionalización hacia América Latina. En Colombia, PRISA es propietario de Caracol Radio desde 2004, la cual cuenta con varias emisoras de radio, tres de las cuales pertenecen a marcas multi-país del Grupo PRISA (40 principales, Bésame, W Radio). En el caso colombiano destaca su participación en otros sectores como la industria editorial, la industria productora y la publicitaria.
  • Señal Colombia Sistema de Medios Públicos. Cuenta con tres canales de televisión: Señal Colombia, Señal Institucional y Canal UNO (éste último con programación estatal y privada); dos emisoras de radio, Señal Radio Colombia y Señal Radiónica y dos emisoras online, Señal Clásica y Señal Rock Colombia.

 

Ecuador

  • Grupo El Comercio. Es propietario del periódico El Comercio, fundado en 1906 por los hermanos Mantilla Jacomé. Según diversas informaciones periodísticas no confirmadas oficialmente, su actual propietario es el mexicano radicado en Miami, Ángel González, quien también controlaría tres canales de televisión (RTS, Red TV Ecuador y Tropical TV), once radios (Galaxia, Fabu, Alfa Stereo, Joya Stereo, Metro Stereo, Platinum, La Fabu, Tropicálida, RQP, Arpeggio y Radio Quito) y el periódico Últimas Noticias.
  • Grupo Alvarado Roca. Fundado por Xavier Alvarado Roca cuenta con la empresa Editores Nacionales S.A., Ensa, Artes Gráficas Senefelder e Inversiones BG. También es propietario de empresas en el negocio inmobiliario, como por ejemplo Inmobiliaria Alcor S.A. En el campo de la televisión, controla Corporación Ecuatoriana de Televisión (ECUAVISA) y Televisora Nacional TELENACIONAL C.A. El grupo está manejado por Xavier Alvarado Robles, (presidente ejecutivo), Francisco Arosemena Robles (gerente ejecutivo de Ecuavisa Guayaquil) y Juan Patricio Jaramillo (gerente ejecutivo de Ecuavisa Quito).
  • Gupo Telesistema. Su propietario es Ángel González y la compañía dueña del grupo es Telecuatro Guayaquil C.A.. Controla RED Telesistema RTS, que tiene una matriz en Guayaquil con veintitrés repetidoras que se encuentran en dieciocho provincias del Ecuador. También domina Radio Fabu Stereo, Radio Galaxia S.S, Radio Alfa y Radio Metro.
  • Medios estatales. Al sistema se suscriben varios periódicos, entre ellos, El Verdadero, El Telégrafo y El Ciudadano; canales de televisión TC Televisión y Gamatv y la agencia de noticias ANDES (Agencia Pública de Noticias del Ecuador y Suramérica), así como también radio y televisión online.

 

El Salvador

  • Grupo Dutríz. Son dueños de La Prensa Gráfica, de El Heraldo de Oriente y del periódico deportivo El Gráfico. La familia Dutríz también tiene intereses y capitales en la Impresora La Unión, Compañía General de Impresiones, Telecom-Publicar, Inversiones en Cable, Comunicación Persuasiva y Radio Noticias.
  • Grupo Altamirano. Propietarios de El Diario de Hoy, de MÁS y de El Diario de Oriente, la familia Altamirano también se dedica a explotar sus tierras de algodón y café.
  • Grupo Borja. Es un grupo empresarial regional que mantiene operaciones en El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana con base en El Salvador. En el campo de medios de comunicación son propietarios del diario El Mundo, que cuenta con varias revistas y suplementos. Su fundador es Juan José Borja Nathan y su actual presidente es Juan José Borja Papini.
  • Grupo Eserki. Boris Eserki es el dueño de Telecorporación Salvadoreña (TCS), empresa que aglutina la mayor parte de medios de comunicación audiovisual del país. En televisión concentra los canales de televisión 2,4,6, VTV (Canal 35) y Canal 31.1 en Televisión Digital Terrestre. En radio se encuentran Radio VOX FM y Radio Qué Buena.
  • Grupo Saca. Este grupo está centrado en el ámbito radiofónico. Dentro de la propiedad de la familia Saca se encuentran el Grupo Radial SAMIX (que controla trece emisoras a nivel nacional), cuyo accionista mayoritario es el ex presidente Elías Antonio Saca. El segundo grupo más importante en el ámbito radial salvadoreño es Radio Corporación FM, propiedad del primo hermano del ex presidente antes mencionado, José Luis Saca. Esta empresa aglutina seis emisoras a nivel nacional.

 

Guatemala

  • Grupo González. Remigio Ángel González nació en México, aunque se radicó en Guatemala, donde desarrolló su emporio comunicacional. Sus empresas tienen presencia en casi todos los países de América Latina, a través de testaferros locales. En Guatemala es propietario Albavisión Comunicaciones LLC, a través de la que concentra varios canales de televisión; Canal 3, Canal 7, Canal11 y Canal 13. En el sector radiofónico es propietario de Central Radio S.A. y de Sonora a través de las cuales concentra diversas emisoras a lo largo y ancho del país, entre ellas; Alfa (97.3 FM), Tropicálida (104.9 FM), Xtrema (101.3 FM), Radio Disney (92.9 FM), La Picosa (85.5 FM), Reggaeton (94.1 FM), Sonora (96.9 FM), Fiesta (103.7 FM), Radio Ranchera (95.7 FM), Joya (93.3 FM) y Éxitos (90.9 FM). También es propietario de varias empresas de entretenimiento como los cines Circuito Alba, un equipo de fútbol y las tiendas SEARS, Ashley Furniture.
  • Casa Editora Prensa Libre S.A.. Es una empresa editorial que concentra variedad de publicaciones, entre ellas el periódico con mayor tirada del país, también denominado Prensa Libre, dentro de sus publicaciones se encuentran del diario El Quetzalteco de Quetzaltenango y el periódico Nuestro Diario, además de variedad de revistas temáticas. El grupo es propietario del canal televisivo Guatevisión. Los accionistas principales de Prensa Libre son Mario Antonio Sandoval y María Mercedes Girón de Blank.
  • Radio Grupo Alius. Es el grupo radial que concentra mayor cantidad de frecuencias en el país, es parte del Grupo MVS Comunicaciones, de origen mexicano, propiedad de la familia Vargas Guajardo y manejado por el magnate de la comunicación Carlos Slim. En Guatemala posee entre otras, Ke Buena, Radio Punto, Radio Viva, Plus Radio y Exa Radio.
  • Diario de Centroamérica. Se le conoce como el “diario oficial” porque se encuentra adscrito al gobierno de la República y en su edición se incluye la publicación de leyes, acuerdos y decretos emitidos por las instituciones del Estado. Su director general es Héctor Salvatierra.

 

Honduras

  • Grupo Ferrari-Villeda. Este grupo dirigido por Rafael Ferrari y Manuel Villeda Toledo controla la mayor parte de medios de comunicación audiovisual del país, a través de la empresa Emisoras Unidas –que concentra diez emisoras a nivel nacional- y de la Corporación Televicentro, a la que pertenecen Canal 5, Telecadena 7, Telecadena 4 y Telesistema Mega TV.
  • Grupo Rosenthal Oliva. Es propietario del Diario Tiempo, Canal 11 (en copropiedad con Gilberto Goldstein) y Cable Color.  Grupo OPSA. A cargo de Jorge Canahuati Larach y su familia, es propietario de los diarios La Prensa, El Heraldo, El Progreso, El Ceibeño y Diez, también de las revistas Estilo, Honduras Tips y de Estrategia y Negocios.
  • Grupo Flores Facussé. Tiene como principal accionista al ex presidente de Honduras Carlos Roberto Flores Facussé (1998-2002) y es propietario del periódico La Tribuna .  Grupo Andonie Fernández. Miguel Andonie Fernández fue un reconocido empresario de la industria farmacéutica. Su familia es heredera de América Multimedios, a través de la cual controla ocho emisoras a nivel nacional.

 

México

  • Grupo Televisa. El grupo Televisa es uno de los más importantes de Iberoamérica en el mercado audiovisual. Entre sus unidades de negocio se incluyen producción y transmisión de programas de televisión, distribución de programas a nivel internacional, televisión por cable, televisión vía satélite, publicación y distribución de revistas, producción y distribución de discos, producción y transmisión de programas de radio, promoción de espectáculos deportivos y eventos especiales, películas, etc. Es propietario de la Editorial Televisa y de varias señales televisión abierta, la principal y más conocida, Televisa. Otras empresas de su propiedad son Televisa video, Visat, Televisa Cine, Telesistema Mexican, Sky. También cuenta con diecisiete estaciones de radio; seis en FM y once en AM. Emilio Fernando Azcárraga Jean es el actual presidente del Consejo de Administración de la empresa y es nieto del fundador del grupo Emilio Azcárraga Vidaurreta.
  • Grupo Reforma. Con un periódico que lleva el mismo nombre, el grupo propiedad de Alejandro Junco de La Vega fue creado en 1993. En el grupo aparecen los suplementos en español de las revistas Time y Fortune de los Estados Unidos. Sus tres periódicos más influyentes son El Norte (Monterrey, Nuevo León), Reforma (Ciudad de México) y Mural (Guadalajara y Jalisco).
  • Grupo Azteca. Su propietario es Ricardo B. Salinas Pliego y cuenta con cuarenta y tres estaciones locales. La empresa es propietaria al 100% de Azteca América Network, cadena de televisión creada en 2001 y dirigida al mercado de habla hispana en Estados Unidos. Ricardo Salinas Pliego es también, dueño de Unefon y accionista mayoritario de Elektra y del Banco Azteca. Es presidente del Grupo Salinas, que además controla empresas de sectores comerciales y financieros, equipos de futbol y fundaciones.
  • Grupo Carso. Propiedad de Carlos Slim, dueño del conglomerado MVS comunicaciones a cargo de Joaquín Vargas Guajardo. Entre sus empresas cuenta con canales de televisión, radios (Exa FM, La Mejor FM, FM Globo, Stereorey y Noticias MVS) y televisión satelital (Dish Network, en asociación con la empresa norteamericana EchoStar).
  • Grupo Estrellas de Oro. Fundado en 1930 por Jesús D. González tiene presencia en el mercado con estaciones de radio, canales de televisión, periódicos, revistas, redes públicas de telecomunicaciones y centros de entretenimiento. Actualmente posee trece periódicos: Milenio, Público, Diario de Monterrey y, además, dos revistas de actualidad. El grupo expandió sus negocios hacia el entretenimiento con MM Cinemas, teatros y parques de atracciones. El presidente de multimedios Milenio es Francisco A. González.

 

Paraguay

  • Grupo Cartes. Su accionista mayoritario es Horacio Cartes, el presidente de la República de Paraguay. Este grupo tiene diversificada su actividad a través de varios negocios: ganadería, tabaco, bebidas, transporte, comercio y banca, entre otros. La dirección del grupo está a cargo de Sarah Cartes (hermana del presidente), quien en 2014 compró la mayoría de las acciones del grupo de comunicación La Nación que incluye los diarios La Nación y Crónica y las radios 970 AM y Montecarlo FM.
  • Grupo Zuccolillo. Aldo Zuccolillo es el propietario del periodico ABC Color, y su familia maneja también empresas de diversos rubros: Banco Atlas S.A., Inmobiliaria del Este, Consultora Atlas, Hotelera Atlas S.A., SILPAR, Imprenta Mercurio, Núcleo S.A (Personal), La Metalúrgica, Mariscal López Shopping y Shopping Mariano.
  • Grupo Vierci. Antonio J. Vierci es el socio mayoritario del periódico Última Hora, Telefuturo, Radio Estación 40, Radio Monumental, Servicios Digitales, Contenidos Dirigidos, Centro Informativo Multimedios S.A. y Talismán Artes Gráficas. También es inversor y/o propietario de varias empresas radicadas en la región, entre otras; Pepsico, Laser Import S.A., AJ Vierci Bolivia, Agencia de Perú, Centro de Distribución San Antonio, Supermercado Stock S.A., Superseis, Burger King, Champs Elysées, Babycottons, Grupo Vierci Chile, Compañía de Bienes y Raíces, Plutón S.A., Corcovado, Embutidos Franz, Yerbatera Campesino, Planta de Pastas y Café.
  • Grupo Wasmosy. El ex presidente paraguayo en el periodo 1993-1998, Juan Carlos Wasmosy, es el propietario del periódico Diario Popular, de Radio UNO 650 AM, Radio 103.1 FM Popular y Radio Corazón 99.1 FM. También se relaciona con otras empresas: Constructora Minera Paraguaya S.A. (ECOMIPA), Astillero Chaco S.A., Cerámica San Fernando, CONEQUIP, Consorcio ERIDAY y Consorcio de Empresas Paraguayas (CONEMPA).

 

Perú

  • Grupo El Comercio. El periódico El Comercio fue fundado en 1839 por Manuel Amunátegui y Alejandro Villota. Actualmente está controlado por la familia Miró Quesada. Es conducido por José Antonio García Miró Quesada como presidente y por su gerente general César Pardo Figueroa Turner. Entre sus unidades de negocio encontramos los diarios Perú 21, Gestión, Trome, las revistas Somos, Casa y Más, G de Gestión, Ruedas & Tuercas, Aptitus, Urbania y la editorial de revistas Amauta. También El Comercio tiene el dominio de Vigenta Entretenimientos y de Punto y Coma Editores. En 2014 adquirió Empresa Periodística Nacional S.A. (Epensa) pasando a controlar el 77,86% del mercado.
  • Grupo La República Publicaciones. Junto con su periódico de circulación nacional La República es parte de PAL (Periódicos Asociados Latinoamericanos). Su director es Gustavo Mohme Seminario estuvo a cargo de la presidencia de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) para el periodo 2014-2015.

 

Uruguay

  • Grupo Romay-Salvo. Controlado y administrado por María Elvira Salvo de Martínez Arboleda y sus hijos Walter Ángel, Hugo y Daniel Romay Salvo. Es propietario de varios canales de televisión abierta: Montecarlo TV, Canal 4 de Montecarlo, Canal 11 de Punta del Este, Canal 8 de Rosario, Canal 4 de Dolores, Canal 3 de Colonia y Canal 12 de Fray Bentos. Cuenta con canales de televisión por cable y diversas radios: CX20 Montecarlo, CX12 Oriental y Radio Cero.
  • Grupo Fontaina-De Feo. El grupo se encuentra dirigido por ambas familias. También tiene presencia en televisión abierta (Saeta TV y Telesistemas Uruguayos SLR), televisión por cable y radio (CX16 Radio Carve y CX 24 Radio El Tiempo).
  • Grupo Scheck. La dirección de los negocios familiares en medios de comunicación está a cargo de Daniel Scheck. Son propietarios de Canal 12, el diario El País y Radio Sarandí.
  • Grupo La República. En diciembre de 2012 Federico Fasano vendió el 43% de las acciones del diario La República al empresario argentino Gustavo Yocca. De esta manera, sumando a las acciones que ya poseía pasó a ser el dueño mayoritario de Editorial la República.

 

Venezuela

  • Grupo Últimas Noticias. Su fundador, en 1948, fue Miguel Ángel Capriles Ayala. En 1958 crea el periódico El Mundo de circulación vespertina. Actualmente cuenta con diversos programas: Últimas Noticias, Líder en Deportes, El Mundo, Economía y Negocios, Revista Dominical y Mundo Hípico, así como la plataforma digital Tu Zona Caracas. El propietario del grupo es Hanson Asset Management (firma inversora con sede en Londres) y su director ejecutivo es Héctor Dávila.
  • Grupo Cisneros. Fundado por Diego Cisneros, su actual presidente es su hijo Gustavo y su vicepresidenta es Adriana Cisneros, su nieta. Es una de las organizaciones privadas de medios, entretenimiento, tecnología y productos de consumo masivo con mayor presencia en el mundo. Forma parte de un holding industrial con múltiples inversiones en diferentes áreas de la economía. En materia de medios y entretenimiento cuenta con la señal de televisión abierta Venevisión, el Circuito Radial FM Center, la compañía discográfica Rodven y Directv. También tiene participación accionaria en Chilevisión, Caracol, Caribean Communication Network y Univisión. Es uno de los socios de contenido más importantes de YouTube en programación en español. Cuenta con la representación exclusiva de Yahoo! para Venezuela y Perú.
  • Grupo Empresas 1BC. Empresas 1BC (Broadcasting Caracas) nace en la década de los años treinta cuando el comerciante William Phelps decide incursionar el sector radial, a través de la creación de la primera emisora comercial, Radio Caracas. Su hijo William Phelps Tucker fundó RCTV en 1953. Los siguientes años fueron un periodo de expansión a distintos sectores como el sector de la distribución discográfica, el aeronáutico, el inmobiliario y el turístico. Sin embargo, en 2006 Radio Caracas Televisión (RCTV) perdió la licencia de transmisión en abierto. A partir de entonces, quedó funcionando como una productora de programas de televisión, denominada RCTV Producciones, que dotó buena parte de su contenido a Televen. La cercanía que el conglomerado a cargo de Marcel Granier y Peter Bottome tuvo con Televen, terminó en la compra del 55% de las acciones de la Corporación Televen C.A. en 2011 a Omar Camero, su fundador. A partir de entonces Empresas 1BC se reinstauró en el mercado comunicacional más importante del país, la televisión en abierto de cobertura nacional, además se convirtió en el segundo con mayor inversión por publicidad y audiencia del país y en la nueva competencia de Venevision.
  • Grupo Globovisión. Su propietario desde 2013 es Raúl Gorrín, accionista mayoritario de Seguros La Vitalicia. Lo acompañan dirigiendo el grupo Gustavo Perdomo y Juan Domingo Cordero. Cuenta con un canal de noticias con transmisión 24 horas, canales de televisión por cable y de transmisión satelital.
  • Organización Bloque Dearmas. La Organización Bloque Dearmas, agrupa un conjunto de empresas vinculadas al sector editorial. Es a su vez responsable de Meridiano Televisión, un canal de televisión privado con transmisión en abierto y cobertura nacional, que se especializa en deportes. La organización nace en 1952 de la mano de Armando De Armas y la Distribuidora Escolar, una empresa dedicada a producir y distribuir textos escolares y papelería. A partir de entonces, comienza su expansión en el sector de las revistas y diarios. En el año 1997 se le concede la licencia de transmisión en abierto para Meridiano Televisión.
  • Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SIBCI). Está integrado por una gran variedad de medios de comunicación. En el terreno radiofónico, Radio Nacional de Venezuela amplió su oferta de canales con la creación de RNV Canal informativo, RNV Canal Clásico, RNV Canal Musical, RNV Canal Indígena, RNV, Canal Juvenil, RNV Canales Regionales —Central, Los Llanos, Portuguesa— RNV Canal internacional, la Radio Sur, Radio Asamblea Nacional e YVKE Mundial Radio. En cuanto a la televisión a VTV se sumaron varios canales; en 2003 Visión Venezuela, ViVe TV, de carácter educativo y cultural. En 2005 comenzó sus transmisiones ANTV, el canal de la Asamblea Nacional. En 2007, se creó Televisora Venezolana Social, TVes, un canal generalista que ocupó la frecuencia de la desaparecida RCTV. Además, TeleSUR, de alcance nacional e internacional y Ávila TV, con cobertura en Caracas. Se crearon también, dos canales satelitales: Colombeia (cultural) y 123 TV (infantil). En prensa se encuentran Correo del Orinoco, Ciudad Caracas, Ciudad Petare y Ciudad Valencia y el servicio de información oficial, la Agencia Venezolana de Noticias, AVN. Posteriormente, con la llegada de la Televisión Digital Abierta (también denominada Televisión Digital Terrestre en otros países), a los anteriores se añadieron TV Comunas, el canal HD del SIBCI, TV FANB (canal militar), ZUMTV (canal juvenil), PDVSA TV (canal petrolero) y TV Conciencia (canal científico). Dentro de la oferta de canales de Televisión Digital Abierta, se integró el canal Russia Today de la Federación Rusa, en su formato en español.

 

Este documento fue elaborado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Descargar el documento original: Latinoamérica en la encrucijada mediática

Anuncios