Ilustración: Iván Lira
Ilustración: Iván Lira

Es fácil. Es una operación del intelecto que, al haber sido incorporada a los procesadores de palabras adaptados a las nuevas tecnologías, no deja ni una sola tacha.

Pareciera que el texto definitivo y allí pegado -después de los pasos de borrar el anterior, equivocado o necesitado de modificación y cortar el nuevo para trasladarlo a la nota en construcción- siempre hubiese existido, siempre estuvo allí. Es decir, el proceso de toda la operación, se desconoce y solo el autor o la complicidad del editor, lo saben. Algo parecido es lo que pretende el poderío imperial estadounidense con la realidad venezolana y nuestroamericana.

La operación “cerco y asfixia”, que los aparatos de inteligencia, políticos y militares del Departamento de Estado estadounidense han desplegado contra países soberanos como Argentina, Brasil y Venezuela, además de todos los otros que, en la región, han desarrollado gobiernos populares, izquierdistas, progresistas, antiimperialistas y revolucionarios, pretende cumplir con el símil, en el procesador de palabras, de borrar, cortar y pegar.

Contra Venezuela se desarrolla hoy una operación de asfixia que está precedida por un cerco que se ha intentado de diversas maneras, en muy poco tiempo.

Colombia y Guayana han fungido como pinzas de una gran tenaza contra Venezuelaque sigue ejerciendo presión por vías que van unidas al desabastecimiento, al contrabando y al bachaqueo, además de la inseguridad, el paramilitarismo y el narcotráfico, en el caso específico de Colombia. En el de Guayana, por las vías militaristas y desestabilizadoras en los reclamos venezolanos por el territorio esequibo que, soberanamente, pertenece a nuestra patria.

Pero también en la actualidad, el efecto de caída por empatía se pretende apuntalar desde el exterior por los avances imperiales -aunque temporales- en Argentina y Brasil.

Al interior de Venezuela, la guerra económica, el desabastecimiento, la inflación inducida, el bachaqueo, sumados al rumor, las campañas mediáticas y la desestabilización social y política, desempeñan el papel de “borrador” en el propósito de eliminar de la conciencia colectiva, todos los avances logrados en materia social, económica y política, a través de las misiones y de todas las acciones gubernamentales orientadas hacia el logro de la máxima felicidad posible.

En la acción de borrar está el memoricidio, el asesinato o exterminio de la memoria del pueblo, que permitirá, al agresor imperial, pegar en el lugar de lo borrado, el mensaje reaccionario, retrógrado, conservador, burgués y proimperialista que habrán cortado en su manual de dominación para intentar darle vigencia en unos cerebros desestabilizados por el acoso de la hambruna, el desabastecimiento y la inestabilidad social.

En el ordenador, en las computadoras, borrar, cortar y pegar es tarea fácil del intelecto. En la realidad social, económica, política y militar hay un pueblo en pie de lucha que no permitirá que el cerco nos lleve a la asfixia. Por eso, la seguridad es de que venceremos.

Publicado originalmente en: DesdeLaPlaza.com/ Iván Padilla Bravo / Ilustración: Iván Lira

Link: http://www.desdelaplaza.com/politica/operacion-borrar-cortar-y-pegar/

Anuncios