El presidente de la Corporación Editorial Alfredo Maneiro (CEAM), Hugo Cabezas, denunciará ante el Ministerio Público que tres diputados de la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Biagio Pirelli, Tomás Guanipa y Carlos Prosperi, irrumpieron la mañana de este martes de manera arbitraria en las instalaciones de ese organismo, ubicado en Catia en Caracas.

Según información del Correo del Orinoco, presuntamente, los tres parlamentarios en compañía de dos equipos de prensa de Televen y Venevisión, habrían derribado el portón de entrada de esta institución y cortaron cinco bobinas de papel para prensa, acción con la cual el Estado venezolano perdió aproximadamente 250 mil bolívares.

Cabezas explicó que los tres diputados valiéndose de la inmunidad parlamentaria irrumpieron ilegalmente en las instalaciones de este organismo que comercializa papel para prensa a 153 diarios del país, de los cuales 115 corresponden al sector privado (93% de la demanda nacional).

Detalló que le CEAM importa mensualmente al menos mil 200 toneladas de papel, lo que corresponde a unas tres mil bobinas (que oscilan entre 14 y 56 pulgadas), que son pagadas por adelantado por medios públicos y privados que las deseen adquirir.

“Aquí le vendemos, por ejemplo, a Tal Cual y El Nuevo País, periódicos que no tienen nada que ver con el gobierno. Se les vende y se les cotiza a privados y públicos, Aquí no se regala papel a nadie, como dice la derecha mentirosamente. Se importa en su mayoría de Canadá y una porción desde Brasil”, apuntó.

Cabezas apunta que la irrupción violenta de los parlamentarios configura un delito sancionado en el Código Penal. Dicho instrumento legal establece en su artículo 184 que “el funcionario público que con abuso de sus funciones o faltando a las condiciones o formalidades establecidas por la ley, se introduzca en domicilio ajeno o en sus dependencias, será castigado con prisión de cuarenta y cinco días a dieciocho meses”.

Calificó que la acción es una estrategia política sucia empleada por este sector para escudarse en la falsa democracia que profesan. Añadió que en el Complejo Editorial Alfredo Maneiro “no se acapara nada. Que muestren las pruebas si las tienen”.

Por último, Cabezas aprovechó la oportunidad para mostrar la construcción de un edificio en los terrenos de más de tres hectáreas que pertenecen a esta institución, donde se instalará una imprenta plana, que prevé imprimir 24 millones de libros y cuadernos al año para el sector estudiantil.

Anuncios