Hace aproximadamente un poco más de un año, la cruenta y sostenida campaña de ataque que se recrudecía en contra de Venezuela a través de medios de comunicación españoles, nos obligaba desde Conciencia Periodística a analizar esa agresiva ofensiva que enfilaba toda su artillería como elemento impulsor de la guerra de cuarta generación que enfrenta la República Bolivariana de Venezuela.

Bajo el título: Nuestro ABC no es como lo pintan, radiografiamos esa sistemática campaña mediática a la fecha, cuyas hostilidades se han marcado con más saña en los últimos meses, para abonar el terreno a quienes quieren tomar por asalto el control político y económico en el país con un desmedido y violento apoyo de las corporaciones mediáticas internacionales.

Es precisamente esa guerra que en el artículo anterior calificamos como un hecho que “(…) para muchos, eran sólo cuentos de caminos que echaba el Gobierno nacional para excusar los problemas que aquejan al país; para otros, la necesidad imperante de enfrentar, tal como lo legó nuestro Libertador Simón Bolívar, al poderío imperial que quiere dominar el mundo”, lo que nos obliga nuevamente a revisar las propias estadísticas del portal web ABC.es y vaya que no es una sorpresa.  No basta ser un genio, los gráficos de barra hablan por sí solos.

abc2
Fuente: ABC.es

Durante los primeros cinco meses del año 2015, esa corporación mediática publicó un total de 92 informaciones negativas vinculadas al presidente de la República, Nicolás Maduro, lo que ya denotaba una fijación mal intencionada contra el Jefe de Estado venezolano, las instituciones del país e incluso contra el propio pueblo. Ya ese dato era una cifra alarmante debido a que la información divulgada en esos trabajos periodísticos curtidos con la más descarada manipulación de los hechos, no se paraba en artículo sobre ningún código deontológico, ni en la responsabilidad que debe asumir el periodista para acercarse lo más posible a la veracidad de los hechos.

Sin embargo, comparar esa estadística con el mismo período del año en curso resulta más alarmante. Se registra un incremento de 62 por ciento en las informaciones negativas contra el Mandatario Nacional, ya que en estos cinco primeros meses del año en curso se contabilizan 149 notas, a falta de seis días para culminar el mes de mayo.

Nuevamente, el diario español ABC tributa, como muchas otras tantas veces, a propiciar la idea de un escenario caótico en Venezuela como método y medio de guerra no convencional que pasa por alto cualquier tratado internacional y fustiga cualquier norma o marco legal vigente en el país. Estamos entonces en el medio de un fenómeno de descarado linchamiento a la verdad en nombre de la libertad y con base al don todopoderoso que le otorga el quehacer antiperiodístico.

Recientemente, el periodista español Isaac Rosa describió a la perfección cuál sería la imagen de su país en el contexto internacional, si aplicásemos el mismo filtro que los medios usan con el Gobierno Bolivariano:

Ahora imaginen que España llevase años en el lado equivocado del mundo. Que no fuese un aliado fiel de Estados Unidos, miembro de OTAN y Unión Europea, y perfectamente inserto en el capitalismo global, sino todo lo contrario: un país empeñado en hacer su propio camino, y además aliado con gobiernos de mala fama. Y que encima fuese una tierra rica en petróleo. Imaginen también que una parte de la oposición y del poder económico local estuviese empeñada en derribar cuanto antes ese “régimen”, recurriendo a todos los medios legales, pero también el golpe de Estado y el sabotaje.

(…) la imagen de España en la prensa internacional sería (…) además de sesgada, incluiría intoxicaciones, informaciones falsas. El régimen español. La dictadura española. Si encima nosotros no fuésemos españoles, sino habitantes de un país lejano pero con intereses empresariales allí, y tuviéramos un partido cuyos fundadores se relacionaron en el pasado con aquel «régimen», entonces nuestros telediarios y portadas de periódico serían unánimes y machacones[1].

ABC.es ha recurrido de forma inescrupulosa a emplear imágenes de otras circunstancias y otros países para hacerlas pasar como si se desarrollaran en Venezuela, con el interés de acompañar el contenido periodísticamente deformado, que los corresponsales y editores de estas empresas de la comunicación han acordado como parte de su política editorial. Veamos sólo algunos ejemplos:

El también periodista español Pascual Serrano a través de su cuenta en la red social Twitter, alertó recientemente la necesidad de ABC de resaltar todo cuanto acontece de Venezuela, más que las noticias de su propio país:

La saña mediática de medios españoles como ABC se evidencia al emplear fotografías de un diario belga en 2013 para vender la idea de que los venezolanos buscamos comida en la basura:

CiOs2SJWUAEb2uQ.jpg

La titulación tendenciosa busca posicionar al Estado venezolano como represor, violador de los Derechos Humanos, narcotraficante, violento, así como busca posicionar la idea de que el país está sumergido en la peor crisis humanitaria que se haya registrado en la historia de la humanidad, aunque los hechos sean otros. Más ejemplos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La verdad:

 

 

Toda esa realidad ficticia, elaborada en laboratorios de la mentira y que es replicada por muchos otros medios influyentes en varias localidades del mundo, forma parte de esa escalada mercenaria que busca linchar la verdad y a la República Bolivariana de Venezuela, pero además contrasta con un dato que si es verificable y que precisamente ABC no lo considera como noticioso: esa Venezuela caótica, arruinada y gobernada por un “demente”, es el tercer país, después de Francia y Argentina, en acoger a más ciudadanos españoles con derecho a voto para las elecciones generales del próximo 26 de junio. El Instituto Nacional de Estadística de ese país los cifra en 157.365 votantes.

Otro ejemplo de esta desmedida campaña fueron las recientes declaraciones del presidente del Gobierno de España saliente, Mariano Rajoy, quien solicitó en un artículo de su autoría publicado en el diario El País: “apoyar expresamente” a los medios de comunicación opositores al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Detalló además que durante su gestión, que inició en 2011, otorgó permisos de residencia por “circunstancias especiales” a periodistas, directivos y dueños de medios de comunicación venezolanos, que lo solicitaron, entre los cuales mencionó a Miguel Henrique Otero, Nelson Rivera, Mariana Otero, Beatriz de Majo, Guillermo Zuloaga, Luis Carlos Serra Carmona y a su familia, así como a la hermana, cuñado, padre y madre de Leopoldo López, quien fue detenido por su responsabilidad con las acciones violentas conocidas como guarimbas, que dejaron 43 muertes en el país.

De esos datos, ustedes pueden sacar su conclusión, nosotros en Conciencia Periodística afirmamos que la verdad es que nuestro ABC no es como lo pintan.

 


[1] ROSA, Isaac. (19 de mayo de 2016). Esto no es un artículo sobre Venezuela [Artículo de opinión]. Recuperado de: http://www.eldiario.es/zonacritica/Venezuela_Maduro_Podemos_6_517658269.html

 

Anuncios