Algunas de las informaciones que inundaron este martes medios de comunicación nacionales e internacionales, entre ellos: El Carabobeño, El Tiempo, El País, CNN, El Nuevo Herald, RCN, El Espectador, La Jornada, Analítica y Mercado de Dinero, dejaron en evidencia una vez más la guerra no convencional a la que está sometida la República Bolivariana de Venezuela.

Los titulares en los que aseguran que la “Organización de Estados Americanos (OEA) activa la Carta Democrática para Venezuela”, revelan que las corporaciones mediáticas dan como un hecho, lo que en lo más profundo de su ser desean algunos sectores: acabar con el proceso revolucionario, mediante vías antidemocráticas e injerencistas.

Sin añadirle intenciones o palabras, lo que hizo el secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue solicitar una sesión urgente para tratar de abrir la Carta Democrática del organismo contra Venezuela, lo que a todas luces se vislumbra como una nueva arremetida contra la nación. Este hecho lo convierte en el primer titular de la OEA en procurar activar la Carta a un Estado miembro contra la voluntad de su Gobierno.

La aplicación de este mecanismo debe ser aprobado por las 2/3 de los votos de países que integran de forma permanente la OEA (23 de 35); sin embargo, los medios de comunicación lo dan como un hecho sin haberse completado el proceso de consulta.

Desde Conciencia Periodística denunciamos que el abordaje de los medios a un hecho como este, no se trata de un error humano, sino de una intencionalidad que busca crear confusión en la población, caos y desesperación por lo que significa la activación de la Carta Democrática.

A los profesionales de la comunicación que olvidan cuál es su rol, y mucho más en estos tiempos, les exigimos que no olviden apegar su ejercicio al Código de Ética del periodista, que nos convoca a denunciar los intereses mercantiles, ideológicos o sensacionalistas para convalidar tergiversaciones del mensaje informativo.

Anuncios