Carta abierta al Senador Robert del Picchia, Senador de los franceses establecidos fuera de Francia, y editor del boletín semanario “L´Hebdo indépendant”

Por Jean Araud *

Estimado Senador,

Ante todo lo saludo atentamente y le expreso mi reconocimiento por representar en el Senado francés a los franceses expatriados, lo que me concierne en mi calidad de franco venezolano, francés de nacimiento y venezolano de corazón radicado en Caracas desde casi 50 años.

Como le escribí hace tiempo, le agradezco su excelente boletín “L´Hebdo indépendant” que leo con atención por ser una valiosa síntesis de las actualidades internacionales.

En su Boletín Nº 596 de mayo, leí con cierto asombro algunos puntos de la siguiente noticia:

Venezuela a la hora de la crisis. Víctima de la caída de los precios del petróleo, que producía 95% de las devisas del país, y del fenómeno climático El Niño, el país sufre una grave penuria de productos de primera necesidad que genera la inflación más elevada en el mundo… Mientras que el presidente socialista Nicolás Maduro, multiplica los anuncios, semana de dos días para los funcionarios, racionamiento de la electricidad, cambio de horario…, la oposición cosechó 1,85 millón de firmas a favor de un referéndum para obtener su revocación.

No sé cuál o cuáles son sus fuentes, pero le puedo asegurar que la nota anterior no es digna de “L´Hebdo indépendant”, que se presenta como que “la redacción se esfuerza de difundir informaciones equilibradas, exactas y al día”.

Sobre una nota anterior similar, en febrero 2015, su colaboradora parlamentaria, Sra. Olivia Richard, me escribió que “las informaciones que usted pudo leer son simplemente extraídas de la prensa francesa… estaríamos contentos de conocer su punto de vista sobre la situación de este país”. Esto me motivó a escribir esta carta, y como “carta abierta”, ya que mis amistades en Francia me contactan con frecuencia para solicitarme informaciones, iniciando sus preguntas con lo general: “Tu que vives allá…”, conscientes que sus grandes medios les presentan titulares alarmantes no siempre acordes con la realidad.

Como le escribí anteriormente, soy un firme defensor del modelo propuesto por la Revolución Bolivariana, lo que es mi derecho democrático, pero reconozco a otros su derecho en tener puntos de vista políticos diferentes. Sin embargo, ambas posiciones no pueden justificar, bajo ningún pretexto, el empleo de la manipulación y la mentira mediática para imponer ideas.

Actualmente, el presidente Maduro y por extensión el pueblo venezolano, son objetos de una evidente sistemática guerra mediática, por periodistas de grandes medios de los Estados Unidos, de España e inclusive de Francia, que difunden informaciones falsas destinadas a manipular sus audiencias y lectores. Evidentemente, estos periodistas cumplen con su trabajo, deben seguir sus líneas editoriales, y para esto son pagados. Sin embargo, me niego rotundamente en imaginar que un Boletín “independiente” dirigido por un Senador francés pueda formar parte de esta guerra mediática.

Entonces y volviendo a su nota sobre Venezuela, me permito algunas observaciones. Es cierto que Venezuela es actualmente “víctima de la caída de los precios del petróleo y del fenómeno climático El Niño”, pero no son las principales causas para que “el país sufra una grave penuria de productos de primera necesidad que genera la inflación más elevada en el mundo”.

La verdad es muy diferente. La penuria de productos, es también producida por industriales y comerciantes que acaparan los productos y bloquean la distribución. Es una situación inducida para provocar un descontento popular o hasta un estallido social contra el gobierno. En cuanto a la inflación, sería honesto precisar que esconde un fenomenal porcentaje de especulación.

Su boletín señala que contra el presidente Maduro “la oposición cosechó 1,85 millón de firmas para obtener su revocación”. Es probable que pronto esta cifra se demuestre como errónea. Ya se comprobaron métodos fraudulentos y que son miles las firmas de difuntos. Un mínimo conocimiento de la historia venezolana lo advierte: la oposición es heredera de partidos políticos de la anterior República, expertos en fraudes electorales, un hecho consagrado por la vox populi por un contundente y significativo “acta mata votos”.

Como su boletín se presenta como un espacio para “difundir informaciones equilibradas, exactas y al día”, me permito darle algunas noticias con la absoluta garantía que están más cercanas a la veracidad. Son estas noticias las que no podrá extraer de la prensa francesa ya que cuidadosamente las silencian.

Como su boletín lo señaló anteriormente, presenciamos manifestaciones de la oposición contra el presidente Maduro. Pero, al mismo tiempo, presenciamos manifestaciones también de apoyo y la verdad es que la frecuencia y cantidad de participantes a estas manifestaciones no admite ningún comparativo. Es evidente que la oposición demuestra poca capacidad de convocatoria mientras el chavismo logra multitudinarias concentraciones.

Con frecuencia, los cuerpos de seguridad incautan toneladas de productos escondidos en depósitos. Curiosamente, si efectivamente hay una escasez de productos de primera necesidad, no falta casi ninguno de los productos de lujo. Aun más curioso, hay una escasez de harina y de azúcar, pero las pastelerías de Caracas están repletas de los más exquisitos pasteles dignos de los pasteleros franceses. Esto le recordará un episodio de la Revolución Francesa, historia o leyenda ilustrativa del pueblo francés, cuando la Reina María Antonieta informada que el pueblo estaba descontento y reclamaba pan, contestó “si no hay pan que coma brioches”. Pero la historia reportó que no había pan porque la nobleza francesa había ordenado quemar todos los campos de trigo para producir una hambruna. El descontento del pueblo, terminó para María Antonieta con una sentencia a ser guillotinada.

Frente al inverosímil decreto de Obama declarando a Venezuela como una amenaza para los Estados Unidos, son numerosos los países y organismos latinoamericanos que han manifestado su apoyo a Venezuela y a Maduro. Ahora Rajoy retomó la idea, pretendiendo una intervención de la OTAN en Venezuela. Es de esperar que Francia, cuna de los derechos del hombre y del ciudadano, no repita al servicio de la OTAN los genocidios que cumplió en Irak y en Libia, con el saldo de miles de víctimas civiles y el resultado que actualmente estos países se pueden observar en condiciones deplorables.

Como su boletín menciona algunas medidas de restricción dictadas por Maduro, sería justicia que mencione otras de sus decisiones a favor del pueblo para enfrentar la crisis económica, como lo son entre otras: los cultivos urbanos para producir alimentos, los programas industriales productivos para generar otras fuentes de ingresos que no sea el petróleo, los repetidos aumentos de sueldos y la otorgación de numerosas nuevas pensiones y viviendas dignas.

También se debería mencionar las numerosas víctimas, blancos selectivos de grupos delincuentes enlazados con paramilitares infiltrados desde Colombia. La última víctima, siendo un general abaleado en presencia de su nieta. Entre los asesinos capturados, policías de la Alcaldía de Chacao, casualmente Alcaldía del ex alcalde Leopoldo López, condenado por instigación a actos violentos con saldo de 43 víctimas, pero que su Primer Ministro, Manuel Valls declaró como un “demócrata injustamente encarcelado”. ¿Será ahora que Valls publicará otro Twitter pidiendo la liberación de los policías que asesinaron al general?

Estimado Senador, no tengo la idea utópica que “L´Hebdo indépendant”, en respeto a la verdad, publique un rectificativo de las noticias sobre Venezuela que difundió, ni tampoco tengo la ilusa pretensión en un derecho a la réplica.

Solamente, desde Caracas, me mantengo a su entera disposición para enviarle informaciones veraces, en cuanto usted considere oportuno averiguar sobre situaciones de Venezuela, que desea difundir en su boletín. Simplemente en honor a la verdad.

Reciba señor Senador mis más respetuosos y cordiales saludos.

Caracas, junio 2016.

Nota ultima hora: Acabo de terminar mi carta cuando tomo conocimiento de su ultimo Boletin Nº 600 de este día con una nueva nota referente esta vez al tema de la inseguridad en Venezuela, por coincidencia uno de los temas favoritos de la oposición para proyectar al extranjero una imagen negativa del Gobierno y por supuesto de paso manipulando un poco las cifras y situaciones.

Es absolutamente cierto que existe en Venezuela serios problemas de seguridad y normal es señalarlos. Sin embargo, nunca he visto en los grandes medios la menor nota explicando el origen y los motivos de este mal, su contexto y menos las actividades de los servicios de seguridad para combatirlo. Estos temas tratados de forma honesta serian naturalmente contra productivos para estos medios en el marco de su guerra mediática.

Descargue aquí el boletín Nº600 de L´Hebdo indépendant en francés


jean2
Foto: cyohueso.wordpress.com

Jean Araud, corresponsal en Venezuela del periódico El Diario de Nuestra América del Colectivo Investig´Action, productor y conductor del programa “Así se Simple” en La Radio del Sur.

 

 

 

Anuncios