Desde tiempos remotos se ha aplicado la idea de género para distinguir formas específicas que adopta un determinado tipo de discurso.Por ejemplo, el discurso literario adopta la forma de: —poesía o lírica, teatro (con los subgnéneros drama y comedia), narrativa (novela, cuento). La idea se ha trasladado a otros campos, como la música, donde tenemos géneros como académica, folklórica, popular, etcétera.

¿Y los géneros en el periodismo?

Desde que este oficio se enseña en las universidades, los académicos han hecho esfuerzos por meter al periodismo dentro de los esquemas de las ciencias sociales y para ello han creado unas enormes estructuras teóricas.

Uno de los principales fundamentos de esa estructura es la división del discurso periodístico en géneros y subgéneros.

Entre los tantos choques que el estudiante de periodismo se lleva con la realidad al incursionar en el campo de trabajo, uno de los mayores es constatar que los géneros no son ese terreno bien parcelado que describen los profesores, sino más bien una cosa gelatinosa, sobre la que hay no pocas discrepancias.

Dice la maestra de periodismo cubana Miriam Rodríguez Betancourt: Los géneros existen y son necesarios, más que necesarios imprescindibles; si no existieran habría que inventarlos.

Los géneros son útiles porque:

  1. Devienen normas para elaborar textos diferenciados.
  2. Facilitan el entendimiento en las redacciones para organizar coherentemente el trabajo.
  3. Hacen posible que el medio pueda cumplir lo que se denomina el juego limpio o pacto de lectura con los receptores.

Orden en la sala… de redacción

Sin-título-1.jpg

Sin embargo, dada la natural tendencia a la anarquía que tiene este oficio, la división del discurso periodístico en géneros ha sido una necesidad.

Los géneros funcionan como coordenadas para que nos guiemos un poco en un ambiente general de incertidumbre.

La principal función ha sido algo en lo que, en otros tiempos, los editores gastaban buena parte de sus energías: mantener separadas la información de la opinión.

Sin-título-2.jpg

Primera conclusión

  • Debemos conocer esta división en géneros, pero no tomarla de una manera mecánica.
  • El discurso periodístico es más bien un sistema de interrelaciones. Los géneros se interrelacionan, hacen intersecciones, se solapan, se confunden.
  • En la vida real, las fronteras son difusas, incluso entre géneros informativos y de opinión.
  • Sin embargo, es responsabilidad ética de los y las periodistas conocer a fondo este tema y saber qué género puede ser apropiado en cada caso y cuál puede resultar inconveniente.

La noticia: el género de todos los géneros 

La noticia es el principal género periodístico porque cualquiera de los otros necesita de al menos un anclaje noticioso para sobrevivir en un medio.

Desde la entrevista hasta el editorial y el artículo dependen de la difusión previa de una noticia sobre el tema o el personaje de que traten.

El anclaje puede ser algo del mismo día, del día anterior o de años antes, pero  con vigencia noticiosa permanente o cíclica.

Así que para efectos académicos es bueno saber que la noticia es:

“el relato veraz y oportuno, realizado a través de un medio de difusión masiva,  de un hecho reciente, que reviste interés para el público”.

Pero, también es bueno saber que hasta los niños de preescolar y los chismosos del barrio, la urbanización o la oficina, tienen una idea muy clara de lo qué es noticia.

Entrevista: Género y herramienta

¢Otro género transversal, aunque por otras razones, es la entrevista.

La entrevista es transversal porque es género y es herramienta.

Cuando es género, se presenta directamente al público el diálogo sostenido por el o la periodista con la persona entrevistada.

Es herramienta de todos los demás géneros porque para cualquiera de ellos es necesario y recomendable realizar entrevistas. En la crónica, como lo veremos luego, es muy importante desarrollar la habilidad de la entrevista.

El reportaje, otro tipo de transversalidad

El reportaje es el género más completo y se nutre de la noticia, la encuesta y la entrevista.

Los teóricos lo dividen entre la familia de géneros informativos y la de los interpretativos, según el grado de subjetividad que contenga.

Esa característica coloca al reportaje en las vecindades de los géneros de opinión, es decir que, a su manera también es transversal.

Uno de los puntos de contacto entre el reportaje y los géneros de Opinión es, justamente, la crónica. Esto lo veremos con profundidad más adelante.

Algo para reflexionar…

Leyla Guerriero, una de las mejores cronistas latinoamericanas de la actualidad, nos deja esta reflexión acerca de la integralidad del trabajo periodístico, sea cual fuere el género:

Este no es un trabajo en el que uno se sienta y baja la musa. En el periodismo hay que trabajar la inspiración. El periodismo es la inspiración transpirada”

Anuncios